Saltar al contenido
Reflexiones

Cuando no sepas qué hacer con tu vida – Sergio Melchor

En algunas etapas de la vida nos agobiamos por encontrar un camino que aún no hemos vislumbrado.

Esa carrera que aún no sabemos qué hacer, la preocupación por el hecho de encontrar un buen trabajo, y otros sinfines de situaciones más en las que nos sentimos presionados por nuestro entorno, por las personas que nos rodean.

Cuando esto ocurra en tu vida, te invito a parar un poco y hacer una reflexión de la vida, debemos tener muy presentes 5 estrategias que nos ayudarán a encontrar ese camino que aún no ha aparecido delante de nosotros.

La clave está en que, si no se hace notar por sí solo, tenemos que empezar a crear nosotros mismos.

El primer paso para lograrlo es muy conocido, yo sé que ya lo has escuchado en repetidas ocasiones, en diferentes lugares, pero nunca está de más tenerlo presente en nuestra vida una vez más.

1.- Sal de zona de confort

Si te quedas quieto en un mismo lugar, desde luego que encontrar un camino será un deseo que jamás será realidad.

Cuantas más cosas puedas hacer, ya sea estudiar, viajar, hacer nuevos amigos o sumergirte en una nueva actividad sea mucho mejor para ti.

Y es que moverte y probar cosas nuevas harán que te mantengas activo y que explotes es más allá de esa zona de confort; en esa en la que te sientes tan seguro, pero también tan frustrado.

Por eso aprovecha toda esa presión que notas a tu alrededor, pero aprovéchala para impulsarte fuera de ese sofá tan cómodo que te incita a pensar en lo desgraciado que eres, y lo triste que te sientes porque eres el único que no ha podido encontrar un camino. Sal de tu maleta zona de confort.

2.- Escúchate

Tal vez las palabras tristes que invaden tu mente constantemente, tu ansiedad por estar en esta situación, están evitando que te escuches.

A veces nos da mucho miedo hacerlo, pero escucharnos atentamente nos aportan pistas y nos muestra todo aquello bueno y malo que estamos haciendo.

Si te encuentras perdido, acude a ese sexto sentido, y déjate llevar por la intuición.

Quizás no encuentres un camino porque lo estás idealizando demasiado; esa carrera no tiene salida, jamás encontraré un trabajo, esto y que el otro.

Esos pensamientos son frutos de miedos infundados que te están bloqueando completamente. Por eso déjate llevar y no te anticipes al futuro, éste te está guardando muchas sorpresas y muchas cosas buenas.

3. No te centres en tus efectos

Seguro que más de una ocasión, has perdido el tiempo intentando solucionar todo eso que se te da mal, o ese defecto que no te gusta y que te cuesta porque ha generado en ti una gran inseguridad.

Es el momento de dejar toda esta basura a un lado, estás gastando demasiado tiempo en tonterías. así que empieza a potenciar todas esas virtudes y talentos que tienes; porque yo sé que muchas veces has pensado que no tienes ninguno, pero eso es porque nunca te has prestado atención de esta manera.

Por favor, no te infravalores, observa qué se te da bien, en qué destacas, en qué eres buena en qué eres bueno; por muy pequeña que sea, puedes potenciarla y convertirla en algo muy grande.

Qué tal si empiezas a sacarte partido, si empiezas a valorarte y explotar todo lo bueno que hay en ti.

4.- Piensa qué es lo que realmente quieres

Puede que resulte fácil, pero la mayoría de las ocasiones, seguro que no tienes ni idea de qué es lo que quieres.

Por eso te sientes perdido, por eso te sientes sin un camino que recorrer, no sabes a dónde vas. Necesitas tomarte tu tiempo, guardar esas presiones para impulsarte después de saber la dirección que has decidido seguir y comenzar ese camino.

Si no sabes lo que quieres, difícilmente podrás salir en búsqueda de algo que puedas encontrar; por eso tus metas siempre tienen que ser concretas, esperar no te va a aportar absolutamente nada, estresarte y dejarte llevar por los pensamientos ruines tampoco.

Es el momento de que sepas contestar a la pregunta: “Qué es lo que realmente quieres” y vayas por ello.

5.- Siempre ponte metas grandes

Ponerse una meta realista no implica que ésta deba ser pequeñita o mediocre. No, lo ideal es pensar en un objetivo a largo plazo, que cuando lo consigamos nos sintamos realmente muy orgullosos de nosotros.

Eso sí, hasta llegar a esto, es necesario ponernos pequeñas metas que nos lleven a ese resultado final; cómo ir colocando ladrillos para levantar un gran muro.

Si deseas, por ejemplo, vivir viajando; no te conformes con un trabajo que se pueda parecer a esto que incluso, ayude a lograr a otros lo que tú no estás consiguiendo.

Es decir, céntrate en lo que deseas, y empieza a tomar decisiones que te acerquen a lo que quieres conseguir. Porque todo esto, si logras estos cinco pasos, se traducirá en felicidad para ti.

Por eso hoy quiero animarte a que reflexiones un poco acerca de lo que realmente quieres conseguir en tu vida, y a que tomes acción para empezar a ver resultados reales.

Deja que los deseos se queden sólo en pensamientos o ilusiones, que pueden llevarnos a sentirnos como fracasados, o sentirnos que no valemos porque no es así; todo lo contrario, porque sé que podemos lograr vivir lo que tanto soñamos.

Por eso hoy quiero invitarte, no solamente a que te animes, sino a que me compartas en los comentarios, ¿Qué es lo que tanto deseas y aún no lo has intentado?

Pero no solamente eso, quiero que lo decretes, quiero que confiese en ti y te atrevas a poner una fecha. Que me compartas en cuánto tiempo estarás dispuesto a lograr lo mínimo, a intentarlo, a acercarte a eso.

Pero no quiero que te quedes en el mínimo, quiero que te atrevas, quiero que te arriesgues, quiero que lo decretes, que creas en ti y que lo escribas.

De verdad y de corazón me encantará leerte y saber que de alguna manera estamos juntos en esto.

Muchas gracias por estar aquí, muchas gracias por leerme, muchas gracias por formar, no solamente parte de mi vida, sino por permitirme formar parte de la tuya.

Te mando un abrazo con mucho cariño, con mucho amor, pero sobre todo hoy te deseo y te envío mucha energía, mucha buena vibra, muchas ganas, mucho coraje y mucha valentía para que salgas de dónde estás; y que vayas por lo que te mereces.

Porque el éxito te está esperando, créeme, todo lo que quieres, todo lo que deseas, está ahí afuera esperándote.

Pero tienes que ser valiente para ir porque te mereces; sé que lo vas a lograr, sé que lo vas a conseguir y, cuando ese día llegue, te acordarás de este mensaje y no me dará la razón porque no se trata de que me dé la razón, sino que aprenderás que creer en ti siempre serán mejor que puedes hacer.

Sé que lo vas a lograr, sé que lo vas a conseguir, aunque quizás hoy todo parezca que está perdido, en algún momento todo comenzará a cobrar sentido.