Saltar al contenido
Reflexiones

Si la amas, cuídala – Carlos Rizo

Cuídala.

No dejes que se te escape.

Qué más da si ya la tienes a tu lado.

Qué más da si la ves sonreír todos los días… y tienes la suerte de disfrutar de ella.

Me da igual, la vida da mil vueltas y nunca sabes dónde puede acabar.

Así que cuídala, que el amor, si no se cuida, se esfuma… y supongo que no querrás eso.

Así que cuídala como si fuese el primer día que la ves o como si no la pudieras tener todos los días delante de tus ojos.

Cuídala.

Como si se fuese a acabar el mundo mañana.

Como si no pudieses volver a verla.

Como si fuera el último día de tu vida.

Como si se fuese a perder todo y nunca jamás puedas volver a encontrarla.

Cuídala.

Con todas las letras de la palabra, con cualquier detalle, por lo mínimo que sea.

Cuídala.

Como si aún no la tuvieses.

Como si fuera tu trabajo de cada día cuidarla, como ella también lo hace contigo.

Cuídala.

Como si ese fuese el motivo por el que vives cada día.

Como si no pudieses vivir sin ella.

Cuídala, que la vida se escapa, las personas se escapan… esperemos que ella no lo haga.

Así que no te agarres de la rutina, deja que cada día sea diferente, especial, que sigas conquistándola.

Cuídala.

Haz que su sonrisa suene en cada rincón de este mundo, que destaque entre la multitud, que sepa que tú estás ahí si te necesita, qué vives para ella y ella para ti.

Así que cuídala.

Como si hubieses alguien trabajando 24 horas del día para quitártela.

Cuídala, porque en serio, la vida como es de buena, dándote a alguien así de especial, puede ser igual de mala y puede quitártela en un instante, puedes perderla, puedes no volver a verla… y lo mismo puede pasarle a ella contigo.

Así que cuídala.

Nunca sabes cómo puede terminar algo, y esperemos que termine bien.