Saltar al contenido
Reflexiones

6 promesas de Dios para ti

Dios nos hace muchas promesas en su palabra.

Hoy quiero compartir con ustedes, algunas promesas de Dios, que sé que nos van a fortalecer y nos ayudarán a tener más confianza en Dios.

Y más en estos momentos difíciles por los cuales estamos pasando.

Como sabemos, las promesas de Dios, siempre se cumplen; y esto es porque Dios no miente.

Dios tiene promesas para todos los que le aman, y es que él, es fiel y justo; y por eso podemos estar tranquilos y confiar de que él va a cumplir lo que él ha dicho.

En Números 23:19 dice que Dios no es como nosotros, que Dios no dice ninguna mentira, ni cambia de parecer y que él cumple todo lo que promete.

En 2 Corintios 1:20 dice que todas las promesas de Dios se cumplen a través de Jesucristo.

Y estas son 6 promesas de Dios para tu vida en este tiempo.

1.- Dios los promete su protección

En el Salmo 91, que me imagino que casi todos lo han leído, y muchos lo tienen memorizado, nos habla de cómo Dios nos protege.

Y empieza diciendo: El que habita al abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente.

Y sigue diciendo: Todas las formas en las que Dios promete protegernos y librarnos del mal.

Dice que é nos librará del lazo del cazador, que nos librará de la peste destructora, que nos cubrirá con sus plumas y debajo de sus alas estaremos seguros; que no nos sobre vendrá ningún mal y ninguna plaga va a tocar nuestra casa.

En Isaías 46:4 dice: Yo seré su Dios durante toda su vida; hasta que tengan canas por la edad. Yo los hice y cuidaré de ustedes; yo los sostendré y los salvaré.

A lo largo de la biblia podemos ver cómo Dios protegía a Israel.

Hay personas que piensan que las promesas de Dios son exclusivamente para el pueblo Israel.

Pero debemos recordar, que, a través de Jesucristo, Dios nos adoptó como sus hijos; y esas promesas que están en su palabra también son para nosotros.

Y es que nosotros también somos su pueblo.

En el Salmo 121:5 dice: Dios te cuida y te protege; Dios está siempre a tu lado.

Y así mismo, el señor promete, proteger nuestras vidas y estar con nosotros en todo momento. Independientemente de cómo estemos o de donde estemos.

Así que ya no tenemos que tener miedo, sino que basta con confiar en Dios, basta con confiar en su cuidado; así mismo como lo hizo David.

Estamos viviendo en un mundo de maldad, y el hecho de que Dios nos prometa todas estas cosas, no quiere decir que en este mundo no pasaremos aflicciones.

Que en este mundo no vamos a tener ningún problema, ni vamos a tener dificultades en nuestra vida.

Pero de algo podemos estar seguros, y es que Dios siempre nos va a defender, nos va a proteger, y hará que todo obre para bien.

Así que confiemos en Dios, porque al confiar en él sabremos que estaremos protegidos.

Como dijo David en el Salmo 18:2: Tú eres para mí la roca que me da refugio; ¡tú me cuidas y me libras! en ti confiaré. Me proteges como un escudo, y me salvas con tu poder. ¡Tú eres mi más alto escondite!

2.- Dios nos promete provisión

Dios nos promete que él nos proveerá en abundancia para que podamos cubrir todas nuestras necesidades.

Él no nos promete que nos va a conceder todas las cosas que nosotros queremos, pero, sí nos dará todo lo que realmente es necesario para vivir.

Como la comida, el techo, la ropa, el sustento y esto es si nosotros confiamos en él.

Jesús nos dice (Mateo 6:25-34) que no nos afanemos por lo que vamos a comer.

O sea, qué vamos a comer, qué vamos a beber, qué ropa nos vamos a poner, y pone un ejemplo con los pájaros de como Dios los cuida y los alimenta y él nos dice que nosotros somos más importantes que esos pájaros.

Y pone otro ejemplo con las flores, dice que, si las flores no trabajan para hacerse sus vestidos, y Dios las hace a ellas tan hermosas, ¿acaso no va a ser mucho más por nosotros?

Después menciona la fe y dice: hombres de poca fe.

Refiriéndose a que debemos depositar toda nuestra confianza en Dios.

Porque es así como vamos a recibir esta provisión de él; y sigue diciendo que no nos afanemos por lo que comeremos, o por lo que vestiremos, porque Dios que es nuestro padre, sabe de qué cosas nosotros tenemos necesidad.

Por esta razón, debemos buscar primeramente su reino y su justicia; y todas estas cosas materiales van a ser añadidas.

Así que más que preocuparnos por las cosas materiales, confiemos en Dios tengamos fe de que él puede suplir y proveer todo lo que necesitamos.

3.- Dios nos promete descanso

En Mateo 11:28 dice: Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.

En Dios tenemos reposo, podemos estar tranquilos y confiados en que todo saldrá bien.

Podemos poner todos nuestros problemas y todas nuestras preocupaciones en sus manos y sabemos que vamos a descansar en él.

Puede ser que estés sufriendo porque alguien te abandonó, porque alguien te traicionó o porque estés preocupado porque no sabes lo que va a pasar en el futuro.

Pero Jesús deja muy claro que él siempre estará dispuesto y disponible para ayudarnos.

Aún en los peores momentos de nuestra vida, él prometió que, si vas a él en oración, y le confiesas a él tus problemas y tus preocupaciones, él te dará descanso para tu alma.

Dios no dijo que no íbamos a tener problemas, sino que él prometió estar con nosotros en medio de esos problemas; porque él ya venció al mundo.

También dice la palabra en Salmos 23:1-2: Jehová es mi pastor, nada me faltará. En lugares de delicados pastos para descansar.

4.- Dios nos promete paz

Puede ser que estemos pasando por momentos difíciles y tristes en esta vida.

Pero en Jesús podemos encontrar la paz que necesitamos para seguir adelante, para mantenernos firmes.

En Juan 16:33 dice: Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo.

Debemos entender que podemos llevar todas nuestras preocupaciones, y todas nuestras ansiedades ante Dios; y él nos va a dar descanso.

Así que no necesitamos cargar con todos estos problemas, solamente entregárselos a Dios y descansar en él.

En el Felipe 6:4-7 dice: Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

5.- Dios promete alegría y esperanza

En Jeremías 29:11 dice: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes –afirma el señor–, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Dios les dio esta promesa al pueblo de Israel cuando ellos estaban en esclavitud en babilonia.

Pero también, esta es una promesa para ti; y es que así mismo como Dios ama al pueblo de Israel, así mismo también, nos ama a nosotros.

Como dijimos al principio, por la muerte y por la resurrección de Jesús, somos adoptados como hijos de Dios.

Nos convertimos en sus hijos y herederos, coherederos juntamente con Cristo.

Entonces, cuando Dios dice que tiene planes de bien para ti, él te está diciendo que puedes confiar en él; y que por más cosas que estés enfrentando esa situación no va a durar para siempre y, que algún día, tu vida será restaurada.

Así que si confiamos en sus promesas él nos va a cuidar en todas las circunstancias.

6.- Dios nos promete perdón y vida eterna

Jesús dijo en Juan 5:24: Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree el que me envió tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

Esta es la mejor promesa que podríamos recibir del señor.

Todos somos imperfectos, pecadores, y cometemos errores a diario.

Esto nos aleja de Dios, pero, su palabra nos da esperanza al decir que él envió a su único hijo a morir por nuestros pecados, a sufrir ese castigo que nosotros debimos sufrir.

No debemos olvidar que estamos bajo su gracia, y que Dios nos perdona a través del sacrificio de Jesús.

Esto no significa que nosotros vamos a seguir pecando, sin cambiar nuestras vidas.

Pero, debemos recordar, que si fallamos él está ahí dispuesto a perdonarnos y debemos acercarnos más a él en vez de alejarnos.

Tenemos que saber que Dios nos sigue amando, a pesar de nuestros errores, y todo lo que espera es que lo busquemos; para recibir fuerzas y ser perdonados.

Así que debemos creer que nuestros pecados serán perdonados, y entender que Jesús nos prometió que tendremos vida eterna si creemos en él como nuestro único y suficiente salvador.

Si te gustó este artículo no olvides dejar tu comentario.

Que Dios te bendiga.