Saltar al contenido
Reflexiones

Estar ahí para alguien que quieres

Se sabe que cuando alguien te importa de verdad, no por lo que hace o lo que tiene, sino por quien eres, tú serás capaz de ver por su bienestar sin detenerte a pensar ni siquiera en ti mismo.

Cuando tienes un amigo y sabes que la amistad entre ambos es algo sincero y verdadero, lo harás sin detenerte a pensar las cosas.

Muchas personas no comprenderán el porque lo haces o como es que puedes lograrlo, sin siquiera pensarlo dos veces.

Eso es lo bonito de saber que has encontrado a alguien con quien puedes contar. Que él también puede contar contigo, no importa lo que pase.

La prueba más especial entre dos o más personas que comparten un vínculo, es la de estar ahí para y por la gente que quieres.

No importa que te vayas a meter en problemas o incluso si después no te lo agradecen, porque están pasando por un momento difícil. Tú te quedarás y sabrás tener paciencia con ellos.

Se necesita mucho valor para hacer algo así, porque lamentablemente no muchos están acostumbrados a darlo todo sin obtener algo a cambio. Incluso si solo esperan un simple gracias.

Se necesita en verdad contar con buenos amigos para sentirse capaz de hacer algo así, aunque el corazón salga lastimado. Es una prueba dolorosa, pero también de las más hermosas que existen.

La amistad es complicada pero también maravillosa.