Saltar al contenido
Reflexiones

Cuando los caminos se separan

Existen amistades que son desde la infancia y que hacen que alguien se vuelva como un hermano para nosotros.

Hay otras que surgen un poco después y se mantienen con el paso del tiempo.

Hay amistades que incluso, surgen después de relaciones tensas y complicadas, que solo nos dan la oportunidad de conocer más a fondo a la otra persona.

Todas ellas se convierten en algo especial, que quisiéramos que durara para siempre. Pero hay un dicho muy famoso que dice que nada es para siempre y lamentablemente, la mayoría de las veces resulta ser cierto.

A veces la amistad también se acaba. Por el paso del tiempo, por la presencia de la distancia o por malentendidos.

Uno no puede estar preparado para afrontar el momento en el que los caminos se tienen que separar.

Ese instante en el que todos tenemos que tomar una decisión y seguir nuestros propios sueños, porque no siempre podemos compartirlos con los demás.

Es triste pensar en que hay amigos a los que no volveremos a ver o con los que solo nos reencontraremos, después de varios años.

Pero quizá también sea algo necesario, porque solo puedes darte cuenta de quienes son tus amigos más valiosos cuando has pasado todos los obstáculos que te pone la vida para poder conservarlos.

Y tal vez ese sea el premio que de verdad valga la pena. Hay personas de las que nunca te olvidarías, pero tú no estás seguro acerca de si ellas podrían olvidarse de ti.

Y hay amigos en quienes tal vez no pienses demasiado, pero ellos a lo mejor siempre te tienen presente. Suceden cosas muy curiosas conforme va pasando el tiempo.

Caminos que se separan y se vuelven a unir. Caminos que se bifurcan para siempre. Caminos que se pierden y se vuelven a encontrar una o más veces.

¿Te han gustado las reflexiones que compartí contigo? Si es así, por favor compártelas con esas personas especiales que siempre te han apoyado en las buenas y en las malas, y déjales saber lo importantes que son para ti.

Recuerda que la amistad siempre es algo que necesitamos para poder ser felices y que un amigo es algo que no se debe subestimar.

Si alguien de verdad quiere ofrecerte su amistad sincera, te agradecerá que tengas un gesto como este con él.